(01)2418832 - (01)4479051

Mamoplastia de Aumento

Mamoplastia de aumento Clinica Renacer

Aumento mamario

El aumento de mamas o implante de busto es una de las intervenciones de cirugía estética más comunes hoy en día, así como muy gratificante para las mujeres que tienen poco pecho o que lo tienen algo caído tras un periodo de lactancia, por ejemplo. Gracias a los beneficiosos resultados de este tipo de operaciones, el sentido estético se une aquí a la mejora de la salud psicológica de la paciente, que verá recuperada su autoestima y evitará traumas posteriores o le ayudará a superar los que ya tenía. La introducción de prótesis mamarias también se utilizan para corregir deformaciones o para reconstruir un pecho que ha albergado un tumor y después ha sufrido una mastectomía (extirpación), entre otros casos. Cuando una paciente acude a nuestra consulta solicitando un aumento mamario lo primero que hacemos es clasificar el tipo mamas. En la exploración debemos valorar si ha sido operada anteriormente, si ambas mamas se parecen y su forma es normal, que tamaño tienen y la posición del complejo areola-pezón (CAP). Es necesario verificar la posición simétrica de los pezones y surcos, la distancia entre la escotadura esternal y el pezón y la posición de este respecto a la línea media clavicular, así como la separación entre las mamas a nivel esternal y la distancia intermamilar.

Para facilitar su estudio diferenciamos tres grupos de pacientes según el tamaño inicial de las mamas tomando como indicador la formación del surco inframamario. Así, el tamaño puede ser: Mínimo: sin surco, Pequeño: este se insinúa y Moderado: se marca el surco. Por otra parte, en cada uno de estos grupos consideramos cuatro variantes según la posición del complejo areola-pezón respecto a la línea media clavicular y al surco inframamario. Dicha posición puede estar:

Centrada vertical y horizontalmente en la mama.


Lateralizada horizontalmente si se encuentra lateral a la línea media clavicular.


Bajo verticalmente si presenta una ptosis leve, es decir, que esta pueda ser compensada con la colocación de prótesis.


Muy bajo si el pezón esta a la altura del surco o por debajo del mismo.

La localización horizontal puede variar dependiendo, especialmente, de las distancias intermamarias a nivel esternal e intermamailar, mientras que la vertical dependerá de la distancia pezón surco submamario. Antes de profundizar en el tema es conveniente repasar brevemente la normalidad: Diremos, por tanto, que una paciente presenta mamas de características normales cuando estas son simétricas, se encuentran en la posición correcta y tienen una forma adecuada. Los complejos areola-pezón han de estar a la misma altura y centrados en la mama y la paciente no ha de presentar alteraciones torácicas ni de la columna vertebral.

Envianos tus dudas, sugerencias o separe una cita por este medio

contáctenos