(01)2418832 - (01)4479051

966546326

colocación de prótesis

Colocación de Prótesis

COLOCACIÓN DE LA PRÓTESIS

Tenemos tres vías de acceso normales para la colocación de implantes mamarios, estas son: la areola, la axila y el surco mamario. Cada cirujano tiene sus preferencias y, según las características de cada paciente, cada incisión sus indicaciones.

AREOLA INFERIOR

Es la que utilizamos con mayor frecuencia (60% de las pacientes) y es obligatoria en caso de ser necesaria una plastia mamaria como en el caso de falta de glándula en el polo inferior. Es nuestra vía de elección por ser el lugar más discreto para que la cicatriz pase desapercibida Nosotros optamos por la colocación a través del borde de la areola por ser una zona de contraste de tonos de piel. En pacientes con piel clara es preferible que la cicatriz quede blanquecina por lo que recomendamos eviten la exposición a los rayos solares. Por lo contrario, en pacientes con piel morena, aconsejamos que le de un poco de sol o rayos ultravioleta a la cicatriz cuando esta está todavía en período de cicatrización (cicatriz roja o rosada) para que se pigmente y se camufle todavía más.

PERIAREOLAR COMPLETA

Cuando es necesario resecar piel para elevar mínimamente la mama; en las asimetrías leves de posición de las areolas; para el tratamiento adecuado de mamas tuberosas.

TRANS AEROLO - MAMILAR EXTENDIDA

Si las areolas son pequeñas y la paciente rechaza la vía axilar.

AXILAR

Utilizamos la vía axilar, (35 % de las pacientes) cuando las areolas son pequeñas, cuando implantamos prótesis de suero o cuando la paciente lo desea. Tiene el inconveniente de que, en estos casos, no podemos abrir la aponeurosis del músculo pectoral y, por lo tanto, las prótesis proyectarán un poco menos la mama. Las prótesis tienen mayor tendencia a ascender y, por otra parte, también nos impide realizar una hemostasia bajo visión y el control del despegamiento es menor.

SURCO MAMARIO

Únicamente la utilizamos en mamas con ptosis moderada (levemente caídas) y, especialmente, cuando existen cicatrices previas realizadas por otro cirujano. La caída de la mama favorece que la cicatriz quede más oculta. También estaría indicada en los casos de areolas muy pequeñas que rechazan la vía axilar, prótesis anatómica (de gel cohesivo rígido) o de gran tamaño. De todas formas, intentamos evitarlas puesto que no nos gusta correr el riesgo de una cicatriz que puede ser visible por debajo del bikini o resultar de mala calidad (queloide, hipertrófica…)

ABORDAJE

Esta es una cuestión más técnica. El abordaje define el camino seguido para la colocación de la prótesis desde la incisión. Puede ser transglandular o subcutáneo cuando se colocan vía peri-areolar; transcutáneo si se hace desde el surco o axila.

EMPLAZAMIENTO

Define donde se colocan las prótesis: Este es muy variable y puede ser clasificado en:

  • Submuscular completa: bajo el pectoral mayor y serrato. Es nuestro emplazamiento de preferencia. La mayoría de las ocasiones colocamos los implantes completamente debajo del músculo de manera que no estén en contacto con la glándula. En esta posición, y en nuestras manos, el pecho tiene su propia movilidad y un aspecto mucho más natural. Se evita esa redondez artificial de la parte superior de los pechos y la rigidez de los mismos (pechos tensos y en bola), que se quedan tiesos e inmóviles cuando la paciente está acostada. Esta movilidad se ve acentuada por la movilidad de las prótesis lisas (submusculares). Por otra parte, la situación submuscular disminuye el porcentaje de contractura capsular.
  • Submuscular parcial: solo bajo el músculo pectoral mayor.
  • Subglandular o subfascial (subfascial superior y subglandular inferior: esta localización es interesante, y nosotros la empleamos, en el caso de pacientes que realizan ejercicios musculares muy importante (culturistas) o en las pacientes que presentan ptosis mamaria moderada y no aceptan una pexia con las cicatrices correspondientes. En este emplazamiento es frecuente el ripling u ondulaciones en la piel provocadas por el peso de la prótesis que tracciona la cápsula y se manifiesta en la piel, especialmente en pacientes delgadas. Si se coloca la prótesis encima del músculo, directamente bajo la glándula, es preferible colocar prótesis texturizadas, puesto que disminuye el índice de contractura capsular.